Related Posts with Thumbnails

domingo, 28 de septiembre de 2008

Mito: La llama de San Martín

Sobre la cabeza de la Madre Patria que forma parte del conjunto escultórico de la Plaza San Martín, en el centro de Lima, descansa plácida una inocente llamita de bronce que extiende su mirada hacia la avenida Nicolás de Piérola, en dirección al puerto del Callao.

PLAZA SAN MARTÍN. Meca de mitos, leyendas y desbordes populares de la Lima contemporánea. (Foto: Wikipedia).

Entre algunos limeños circula la versión de que el escultor valenciano Mariano Benlliure y Gil (1862-1947) confundió el encargo de poner una flama o llama votiva en homenaje a la epopeya realizada por el Ejército del Libertador San Martín y pensó que se le había pedido colocar allí un auquénido peruano.

La anécdota provoca risas y burlas contra el pobre Benlliure. Pero, ¿cómo pudo ser tan ingenuo? El vulgo repite lo que oye, pero la verdad es que el afamado creador del mausoleo del torero Joselito no era tan zonzo.

EL MENSAJE DE LA LLAMA. Pocos transeúntes advierten la presencia del pequeño auquénido. (Foto: J. Francisco Canaza).

Además de la llamita, el arquitecto Jorge Antonio Orrego, encargado de la remodelación del monumento en 1997, encontró también en el casco de la efigie una cornucopia y hojas de quina a cada lado.

El cuerno de la abundancia, el árbol de la quina y una vicuña son los elementos del escudo nacional del Perú. El escultor valenciano representó coronada con símbolos republicanos a la Patria que el Santo de la Espada vio como monarquía.

EL DETALLE QUE FALTABA. Arquitecto Orrego mostrando los ocultos símbolos del polémico casco (Foto: Caretas).

Ya se trate de una alegoría histórica o de un representación ideológica, el artista sabía bien que dejaba un llamativo mensaje para la posteridad. Puede que se haya confundido de auquénido, pero el risible equívoco de la flama votiva solo es un mito urbano más de nuestra querida y novelera Lima.



Fuentes:
- Restauración de la Plaza San Martín (Caretas).

4 comentarios:

  1. tabacomano compulsivovie. oct. 03, 09:02:00 a.m.

    Justo anduve por ahí hace un par de sábados y salió el mismo comentario de la llama. Es mejor ahora que sabemos que nuestra historia no está graficada por tontos, sino que nosotros olvidamos muchas cosas

    ResponderEliminar
  2. Interesante artículo sobre la curiosa llama, y encantado por el enlace al mausoleo de Joselito. Es la única obra de Benlliure que podemos disfrutar en Sevilla. Un grandísimo escultor, probablemente, de los mejores que ha tenido España. Un saludo. Borja Peña

    ResponderEliminar
  3. gracias vladimir por provenir este articulo... lo cual me da el gusto de bajar una detaille a unas amiquitas nuevas a quiennes les conte un synopsis del mismo. con la enlace suya ya tiene estas hermosas mujeres las informes y visualizaciones del cuennto. Salud! Brian Francis

    ResponderEliminar
  4. Es muy ingenuo pensar "se confundió" el escultor al representar a la LLAMA en lugar de la VICUÑA. El error no es del escultor sino de quien mandó hacer la escultura, proporcionandole el bosquejo o foto con algo que no corresponde. Lo que ocurre es que la mayoria de empleados públicos no conoce su trabajo, no son tontos, son ineptos. Si se fijan en el edificio que da a Ocoña, frente al monumento, tiene un escudo en alto relieve pero en lugar de la VICUÑA...tambien tiene una LLAMA. En la Constitución de 1825 y 1956 se consigna como animal representativo a la VICUÑA. ¿no sabe eso el Arquitecto Orrego? Hay quienes en su ignorancia se atreven a decir " bueno pues, que tanto es un auquenido y ya..." Por eso el Perú es tercermundista y no avanza. A. Silva

    ResponderEliminar